mayo 01, 2007

Bocaditos de merluza con cebollas - Colaboración desde Argentina


BOCADITOS DE MERLUZA CON CEBOLLAS
Aldo Novelli

(Las señoras hacendosas y las futuras cocineras de la sala, saquen papel y lápiz y tomen nota).

Tiempo: 40 minutos, o más o menos, depende del horno, de la potencia del fuego y de lo que haga usted, mientras cocina bocaditos de merluza con cebollas.

Dificultad: fácil, a veces se complica, a veces todo se complica.

Valor calórico: no tengo la menor idea, pero mi calefactor es de 600 calorías y hay cierta gente fría, demasiado fría en este mundo.

Ingredientes:

600 gr. de merluza limpia y cortada en dados pequeños.

Sé poco de merluzas, sé de algunos hombres, que se internan en la mar, pasan días y noches, tormentas y mareas titánicas, dicen que van a pescar, pero en realidad buscan al gran pez, al único pez que los convoca, como Alfonsina, Pavese o Novelli.
De dados se algo más, pero el que arroja los dados es otro, nosotros sólo apostamos a vida o muerte en cada amanecer.
De la condición de limpio, es un imposible, el mundo está sucio y ensucia todo lo que toca. Todo menos a ella.

150 gr. de cebollas rojas.

Cebollas que sangran, cuando ven a los niños con el estómago hinchado, muertos de inanición a un costado del camino. Ya no quedan.

150 gr. de cebollas blancas.

Más individualistas. Están de moda.

150 gr. de cebollas de verdeo.

Cebollas que intentan salvarnos, pero yo no les creo.

50 gr. de echalotes.

No los he probado y debo hacerlo. Debemos probar el mundo y sus manifestaciones, antes que desaparezca, con sus esperanzas truncas, sus pérdidas, sus ausencias y sus códices ocultos.

20 gr. de manteca.

Lo que puedo decir, es bastante resbaladizo y mejor no decirlo.

Harina.

Nunca supe diferenciarla del talco.
Nunca logré el sabor de las milanesas de mi vieja.

Un ramito de tomillo fresco, caldo, aceite, sal y pimienta.

Son, sin duda, buenas vituallas, para llevar en el morral que cargamos, por los laberintos del camino.

Preparación:

Es un atributo propio de cada comensal, cada uno deberá prepararse para enfrentar la muerte como mejor le parezca, y no quejarse, cuando aparezca, inesperadamente, en el espejo del baño.

No comments yet

 
Theme By Arephyz, Modified By: §en§ei Magnu§ and Powered by NEO