agosto 16, 2007

El Diario De Un Súcubo - Colaboración desde Ciudad de México


EL DIARIO DE UN SÚCUBO
Jéssica de la Portilla Montaño

Los ojos de él se encontraron con los de ella. Por un instante, el mundo se olvidó por completo de los dos. En la vida de él sólo estuvo ella y el cuerpo de ella no deseaba a nadie que no fuese él...

—¿Pero no te da miedo? —preguntaba ella.

Él se acercó para besar su boca, estaba ansioso por beberla, el sudor le escurría por la piel. Ambos disfrutaban de otra noche juntos, tal vez la última.

Él la esperaba sin una sola prenda encima, ella solía vestirse con las células que le quitaba a su amante. No era la segunda ni la tercera vez que se encontraban así. Esa habitación había sido escenario de diversas peleas en las que él se deslizaba dentro del cuerpo de ella y sentía una lengua hundiéndose en su boca como si fuera un cuchillo.

Las manos de él jalaron el cabello de ella. Un poco más arriba, escondidos entre los rizos negros, había dos cuernos rojos que combinaban perfectamente con una cola roja terminada en triángulo.

Ella tenía los poderes de Luzbel a su servicio; eligió a su víctima luego de hacerle un horóscopo: él era el indicado para saciar sus fantasías y esa gula sexual de tres siglos.

No esperaría un segundo más.

La primera ocasión lo visitó a media noche. Él no estaba dormido y se sorprendió al ver que un demonio había entrado a la oscura habitación. Ella vestía un top negro casi transparente, el ombligo se mostraba como un reto y unos jeans negros con tacones rojos completaban el cuadro. Notó la mirada del chico y se asustó al sentirse descubierta (los humanos jamás deben vernos), pero decidió que sería más sencillo seducir a un hombre despierto que a uno dormido. Caminó hacia la cama, se quitó los tacones y se sentó en las piernas del chico; él puso sus manos en la espalda de ella para ayudarla a equilibrarse y sintió unos invisibles colmillos acariciando su oreja... Estaba aterrorizado: los cuernos rojos brillaban frente a su rostro como luces de neón, la entrada al infierno de Beetlejuice. Él sentía miedo, pero sus manos no. Diez dedos resbalaron por el top negro, llegaron a la cintura y se encontraron con las apetitosas costillas del diablo. El chico abrió la boca, iba a pedir permiso, pero el súcubo ya sabía qué deseaba. Ella se puso de pie para dejar que él la mordiera, una lengua de bronce recorrió el ombligo dejando una marca de fuego alrededor. El súcubo cerró los ojos, puso ambas manos sobre la cabeza del chico y tirando del rubio cabello lo atrajo hacia ella...

—¿Pero no te da miedo? —preguntó ella de nuevo, sacando al chico de sus pensamientos. Él no recordaba lo que era el temor y había olvidado el arrepentimiento.

—Tengo que irme —el súcubo se puso de pie. El amanecer se asomaba entre las cortinas llenas de polvo.

—Quédate —suplicó él.

El súcubo caminó hacia la puerta, pero dudó un instante. Ése fue su gran error. Sabía que de cualquier manera sería castigada: desde el principio la víctima descubrió que era un demonio. Ella lo siguió visitando noche tras noche sin importarle que él no durmiera.

El súcubo se había enamorado de ese humano.

—Haré lo posible por venir esta noche.

—No te vayas —insistió él—. Te castigarán.

El demonio miró al chico directo a los ojos.

—No es por eso.

El súcubo atravesó la puerta. El chico corrió detrás de ella, pero sólo había oscuridad rodeando su habitación. El demonio femenino había desaparecido. Ni siquiera sabía su nombre. El primer rayo de sol inundó las pupilas del chico, pero la luz no lograba borrar de su memoria aquellos encuentros.

Él tomó su cuaderno. Cada tarde escribía lo sucedido por si no volvía a verla, pero ella siempre regresaba.

El súcubo aparecía en cuanto el chico cerraba ese diario maldito...

No comments yet

 
Theme By Arephyz, Modified By: §en§ei Magnu§ and Powered by NEO