agosto 05, 2007

Sueño - Colaboración desde Argentina


SUEÑO
Isabel Celia Domínguez

Con el fuego ardiente
de una pasión total,
viví una entrega
de sangre y alma
junto a ti, vida mía.

Te abracé mil veces
y mis labios ansiosos
recorrieron tu cuerpo,
libando el sentimiento
con tesón, con urgencia,
sin medir nada;
sólo tu presencia.

Tus cabellos suaves
fueron mi juguete,
tus ojos cansinos y dulces,
fueron mi mar de paz
y tu boca fue la miel;
la más dulce y sabrosa
que mi piel conoció.

¡Qué locura carnal la vivida!
Pero también mi alma
gozó esta dicha
y se entregó feliz a la tuya,
para viajar cual ángeles,
por el firmamento
que el amor regala
y entre fuego y cielo
y entre palabra y beso.

Sonó una campanilla;
no era la del cielo,
era la del reloj
que rompía mi sueño.

No comments yet

 
Theme By Arephyz, Modified By: §en§ei Magnu§ and Powered by NEO