julio 06, 2007

Los Adamitas - Colaboración desde Argentina


LOS ADAMITAS
Oscar Portela

A Luisa Mercedes Levinson
María del Carmen Suárez
Y Leonor Calvera.

Adán Desnudo. Desnudo el Mar retrocedido
ante tanta hermosura. Medida es la belleza
mas tu hermosura es impiedad y es todo.

Los ojos del venado te contemplan
azorados. Tan pura es la visión que el animal
y el ave, las aguas y los vientos, el cielo
donde reinas se demoran contigo.

Tan pura es la virginidad del cuerpo
que rompes tu la aurora cuando aquella despierta.

Abre tus verdes ojos como algas y mueve
tus ligeras pestañas arqueadas como plumas
giradas hacia el cielo o entórnalas si quieres.

Donde tu frente es amplia como verde pradera.
luce la otra estrella.

Tiemblan las fosas de tu nariz de ave levemente
aquilina. Y la declinación
de pómulos hacia entreabiertos labios
donde el mundo y su gloria deponen su osadía.

La tarde avanza lenta hacia extrema barbilla.
Y en la punta del iceberg encuentra un solo
artista la perfección eterna. La visión
enloquece. Cuello de aéreo cisne
que baja hasta los hombros
como los ferreos arcos que sostienen la tierra.

La áurea espalda baja hasta cintura- junco
donde concentra el todo su alimento terrestre.

Y el monte el monte el monte
de tus dos nalgas prietas como estremecimientos
de Islas del Egeo.

Muslos que los delfines y orfebres
encontraran quiso emular el héroe.

Y tu tórax de acero que define
tu vientre de caderas
que juegan las fugas de un concierto.

¡Adán, Adán desnudo en un día primero!

Ninguna desnudéz tan desnuda como ésta.

Tu sexo de paloma erguido entre las piernas.
Y tu reinado aquí en éste mundo nuestro.

Este es el paraíso y ésta tu luz austera.

Oh palmera a la vera de una mar suntuosa.
Este es el paraíso. Y tu mano contiene los frutos
que aquel día tú comiste sin vernos. Nosotros somos
frutos. Tu sed y tu hambre todo.

Nosotros poseídos de tu rayo celeste.
Nosotros Adamitas siempre te fuimos fieles.

Estas tú, rey de un orden de amores. Y nosotros tus siervos.
Sólo tu desnudéz vela la gracia eterna.

Danos tu cuerpo entonces. Poséenos postreros
que el grito de un amante
es un hijo perfecto.

No comments yet

 
Theme By Arephyz, Modified By: §en§ei Magnu§ and Powered by NEO