septiembre 21, 2007

Para Leer en Estado Comatoso - Colaboración desde Bogotá


PARA LEER EN ESTADO COMATOSO
Neper Téllez Villarraga

"Por que la vida es un sueño... y los sueños no se cumplen por sí solos."

Y si tuviera la oportunidad de comenzar de nuevo y de terminar de una vez por todas los sufrimientos, cesaría también el desconsuelo y la pasión que tengo adentro de mi corazón. No siendo así, me debo conformar con escribir palabras sin sentido que intenten dibujar la textura de lo que llevo por dentro. Si las pasiones lejanas se escaparan y fueran a dar un paseo por lo que considero una estafa, entonces debería en un intento inverosímil y matizado hacer de las palabras esas cadenas que las amarren a lo que quisiera que fuera en toda su exactitud. Me derramo por dentro mientras con un pañuelo, seco por una de sus puntas lo que quisiera fueran lagrimas materializadas de angustia y desconsuelo. Me parte en dos como por un rayo —que más rayos, rayos— la ingenuidad y cómo con su carita de imbécil trata de esconder y disfrazar el dolor que me acarreo yo mismo. Las hormigas en su hormiguero se desplazan por los senderos que con premeditación han utilizado para satisfacer su necesidad, para apaciguar su angustia cuando por medio de miles de patas se transportan por mis venas y mi espina aún mi espina y mis riñones y como cualquier colonia destrozan lo que atraviesa su pensamiento. Mientras escucho un fado siento cómo voy por debajo de mí mismo y en sentido casi expropiado no me pertenezco y paso a ser un aire de tango y un bandoneón planchado. ¡Qué patético! Ya se empieza de nuevo a escribir y describir la muerte en los escritos y cuando el lector desafortunado que lo lea se de cuenta de lo que hace, él mismo se dispararía en las sienes y me ayudaría con el nudo de mi corbata para que demos inicio a una de las mas famosa fiestas que todo ser humano está invitado, esta inaplazable cita que tiene con su humanidad. Pero para qué atormentarnos con una vida casi extinta, la llama de una mecha de lino humeante está apunto de partir: aplástala Sohn del homme, corrije mi hortographia hasme novo de mind corpus corruptus que a pedazos llameantes y desencadenados me hacen ver atra(ves)car los pasos de aquel a quien está logos de mi mano y quiere para mi todo lo mejor, castiga sí, con mano fuerte y humíllame delante tullo y saco mis eerrrrooorreess como mi rroppa interior agujereada. Hunde en las sienes todo tu poder y has que no quede más que en mi mano las cenizas de talón.

No comments yet

 
Theme By Arephyz, Modified By: §en§ei Magnu§ and Powered by NEO