septiembre 04, 2007

Retórica del Beso - Colaboración desde Ciudad de México


RETÓRICA DEL BESO
Andrés Ruiz

A mí no me gusta cuando callas porque estás como ausente; te prefiero murmurando algo que sólo yo entiendo a mi oído. Que para silencios bastan aquellos que se desprenden del tedio cotidiano. Prefiero la intranquilidad cuando toco la puerta y escucho tus pasos acercarse a abrirme. Porque una vez cerrada, el mundo, con sus representaciones y apariencias, se queda afuera. Y queda sólo el desvanecerlas junto con tu ropa y tu falsa indiferencia. Porque aunque no nos atrevamos a confesarlo, hay algo más allá de las pieles que se frotan y los besos que se intercambian. Cabe en ese secreto la negación a la mera circunstancialidad de los encuentros. He descubierto, tan sólo para empuñar el cliché, que lo mejor de tu ropa es quitártela. Pero no es el simple placer de la vista, el regocijo de la mirada que excursiona en tus valles y redondeces, sino el que con tus vestidos caen tus máscaras, tus prejuicios, tus apariencias y justificaciones. En ese momento, antes del abrazo final, es en el que me parece que conozco a otra persona, a otra forma de ti. ¿Esencia? En más áridas discusiones la he negado. Pero basta sentir a mi lado, hundido entre sábanas y almohadas, tu abandono a lo irracional, para convencerme de que hay intuición, y que en sus húmedos dominios hay esencias que comulgan en un misticismo insensato. Cuando huye la luz, con ella lo hace la lógica. Hay tantas cosas por decir, que sólo puede resolverlas la dialéctica del beso. Y aunque quizá las cosas más importantes deban quedar en el libro de los silencios, sé cuando me invade tu presencia y sólo entonces siento que no es necesario hablar. Nos entendemos; los suspiros me indican que ahí estás. Pero cuando callas y estás como ausente y se tiende una cortina de cristal entre todo lo que yo soy y todo eso que tu eres; me siento de nuevo agobiado por la razón, cavilante y lleno de dudas, angustiado y consciente de ello. Hasta que la próxima caída absurda de tus ropas me otorgue otra tregua, anuncie un nuevo intermedio.

No comments yet

 
Theme By Arephyz, Modified By: §en§ei Magnu§ and Powered by NEO